Leche Pasteurizada

La leche pasteurizada es aquella obtenida a la que, por medio de procesos de calentamiento, se le han eliminado totalmente los gérmenes patógenes (aquellos que pueden causar enfermedades). Esto implica un tratamiento térmico, a alta temperatura, durante un tiempo determinado, que más abajo detallamos.

En este proceso prácticamente no se modifica la naturaleza físico-química y nutritiva de la leche.

Elaboración

La leche fluida estandarizada, que proviene del sector Recibo y Tratamiento (1), ingresa al sistema por los tanques de mezcla (2), donde se le adiciona el complejo vitamínico A+D.

Desde allí, es bombeada por una bomba centrífuga sanitaria (3) al equipo pasteurizador (4), que, conjuntamente con el homogenizador (5), realiza los tratamientos térmicos y físicos en la leche. El tubo de mantenimiento (6) asegura el tiempo necesario para la destrucción de los microorganismos, retornando luego la leche al pasteurizador donde se procede a su enfriamiento final.

Dos silos (7) reciben el producto ya procesado y desde allí, por gravedad, se alimentan, mediante una línea de envasado destinada exclusivamente a leche, las máquinas envasadoras de sachets y cajas rex (8).

El producto, que debe mantenerse refrigerado por debajo de 8° C, se presenta en dos tenores grasos: leche entera (3% MG) y leche parcialmente descremada (1.5% MG).

Ampliar imagen

Haga click sobre la imagen para ampliar.